Las demandas contra Taurus continúan creciendo a pesar de los acuerdos de compensación.

tauruswallpaper_1_1680
Por: Jack Billings

Taurus está defendiéndose de otro lote de demandas en relación con un defecto que causa que ciertos modelos se disparen al golpearlos.

Taurus Internacional sigue vadeando a través de demandas incluso después de que la compañía arregló una demanda colectiva de $239 millones de dólares, por responsabilidad del producto en una corte federal por el supuesto diseño defectuoso del gatillo del fabricante de armas.

La última iteración de demandas, presentadas en el estado natal de la compañía, la Florida, sugieren que la empresa sabía sobre el “defecto de disparo por caída”, pero no advirtió adecuadamente a los consumidores.

En el más reciente caso civil presentado en agosto, Nicholas Adams apuntó a la empresa y directivos después de que un accidente con una pistola Taurus defectuosa lo dejó con varios daños musculares. En octubre de 2014, Adams estaba destacado en Fort Campbell, Kentucky, con el Ejército de EE.UU. cuando su PT 24/7 Pro cayó de un librero.

La pistola semiautomática calibre .40 golpeó el suelo y en el impacto detonó un cartucho, aún con el seguro puesto. El proyectil disparado viajó a través de la mano izquierda de Adams e impactó la rodilla izquierda. Adams sufrió fractura de huesos, trastornos nerviosos y musculares dejándole limitaciones y déficits físicos y psicológicos permanentes.

El caso de Adams fue precedido por otra demanda presentada por Nelson Martínez, Jr. en abril de 2016. Los documentos de la corte muestran que Martínez compró una Taurus PT 24/7 de segunda mano a principios de febrero de 2014. Un par de meses más tarde, mientras disparaba la pistola en un campo de tiro de Florida, Martínez experimentó una falla de funcionamiento en el que la pistola disparó múltiples rondas con una sola acción del gatillo.

Martínez comunicó el problema a Taurus que le aconsejó enviar el arma a reparación. Poco después, Taurus envió la pistola de nuevo a Martínez indicando que había sido arreglada en sus instalaciones. Un mes más tarde, Martínez dejó caer la pistola, se descargó, y lo mató. Los padres de Martínez presentaron una demanda en su nombre.

Tras las demandas de ese año, siguieron otros dos casos, también presentadas en Florida, frente a Taurus el año pasado. Los dos casos, presentados por Donald Dewayne Simms, Sr. y Jason Friend, ilustran dos acusaciones más en el que las pistolas Taurus se han disparado después de una sacudida.

Simms dice que su PT 609 se disparó después de que empujó fuertemente el cargador al tratar de asentarlo en la pistola. El golpe resultó en el disparo del arma, golpeando a Simms en la mano, continuando a través del brazo de su mujer e hiriendo fatalmente a su hijo de 11 años de edad. Simms no tocó el gatillo en el momento del accidente.

Mientras tanto, el caso Friend, gira en torno a que su Taurus 24/7 DS PRO se disparó después de una caída de su funda. La pistola 9mm disparó inmediatamente después de golpear el suelo e impactó a Friend en la pierna. Sufrió enormes daños en tejido, hueso, nervios y músculos como resultado del incidente.

Taurus ha intentado tener ambos casos en bajo perfil, pero las solicitudes por desechar las demandas han sido constantemente rechazadas. Aunque ambos casos de Friend y Simms han sido aceptados en los tribunales de la Florida desde el año pasado, no han recibido una fecha oficial de juicio hasta el momento.

Todas, las cuatro demandas presentadas contra el fabricante de armas, han sido por fondos sin especificar, además de los honorarios de abogados y costos judiciales.

Taurus se encontró en circunstancias difíciles por primera vez, después de que el Ayudante del Sheriff de Iowa, Chris Carter demandó a la compañía en 2013, cuando su PT-140PRO se salió de su funda durante una persecución. La pistola se disparó después de golpear el suelo.

Carter ganó su caso en contra de Taurus, lo que provocó que un juez federal exigiera a la empresa ya sea reparar pistolas defectuosas o cambiarlas por un pago en efectivo de hasta $200 USD por arma de fuego. Taurus estaba obligado a pagar también $9 millones de dólares en honorarios de abogados, así como una compensación de $15,000 dólares a Carter.

Nueve pistolas Taurus están en el centro de la debacle del fabricante de armas incluyendo la Millenium, Millennium Pro, Pro Millennium Compact, Millennium Pro Sub-Compact, 24/7 entre otras.

Traducción: Don Bob.